Quienes somos

ADORATRICES OBRA SOCIAL

Misión y Visión

Misión y Visión Adoratrices es una entidad religiosa de carácter social sin ánimo de lucro que presta atención a las mujeres vulnerables desde hace más de 160 años.

Misión

  • La liberación e integración personal, promoción y reinserción social de la muer, víctima de diversas formas de esclavitud, la Denuncia de sus derechos y el conocimiento de las diversas problemáticas sociales que le atañen así como un análisis crítico de esa realidad.
  • Contribuir al pleno desarrollo de los derechos de las mujeres en todo el mundo especialmente promoviendo el acceso a los mismos, de aquellas en situaciones de mayor vulnerabilidad o exclusión social. Trabajar a favor de la integración personal e incorporación social de las mujeres que se encuentran en contextos de prostitución, tráfico y trata para su explotación y otras situaciones de exclusión
  • Contribuir al cambio social a través de la sensibilización y la denuncia de estructuras que no respetan los Derechos humanos, especialmente los derechos sociales, políticos, económicos y culturales de las mujeres.
  • Conocer y analizar la realidad social de las mujeres en su situación de exclusión social contribuyendo de forma especial al estudio permanente del fenómeno de la prostitución y la trata de mujeres.

Visión

  • Conseguir que las jóvenes y mujeres destinatarias de nuestra misión logren su integración personal y reinserción social, descubran nuevos valores y se abran a la Buena Noticia del reino
  • Vivir comprometidas con audacia y creatividad, en búsqueda de respuestas adecuadas a las formas de opresión existentes y otras nuevas que podamos descubrir en la sociedad.

Valores

  • Compromiso con las mujeres.
  • Compromiso con el cambio social.
  • Universalidad.
  • Cualificación y competencia.

Hacia las mujeres promovemos:

  • Solidaridad, acogida, sororidad.
  • Confianza, respeto y libertad.
  • Responsabilidad, participación, trabajo y socialización.

Historia de Liberación y Encuentro

R. ADORATRICES, es una institución que nace en el siglo XIX gestada e impulsada por una mujer de fuerte personalidad y profundamente creyente, Micaela Desmaissières y López de Dicastillo, quien despúes de un largo y no fácil camino, en 1856 da una respuesta audaz a una necesidad de la época con la misión de “Promover y liberar a la mujer marginada y explotada por la prostitución o víctima de otras situaciones que la esclavizan y al mismo tiempo ofrecerla la posibilidad de un proceso de integración en la sociedad de la que es parte activa”.
En el centro de los proyectos de Adoratrices en todo el mundo está LA MUJER en contextos de prostitución y otras situaciones de explotación y esclavitud. Sin olvidar otros aspectos propios de esta realidad, como son la información y el conocimiento actualizado de las situaciones y problemáticas sociales, el estudio y el análisis crítico de la realidad y la denuncia de las estructuras que no respetan los derechos humanos, en especial los de las mujeres (Conf. C16 y 56).
La historia de Adoratrices, es una historia contada por la vida de muchas mujeres; dibujada por muchos nombres; coloreada por muchos y diferentes rostros; tejida y enriquecida por gestos que nos hablan de dignidad, de promoción, de esperanza, de libertad… de que otro mundo es posible al ritmo de “ADORAR-LIBERAR”.

Principios de la metodología de intervención Adoratriz

Los principios, sobre los que se basa la acogida y la intervención Adoratriz con las mujeres son los siguientes:

 

  • Acogida incondicional: la intervención se basa en la acogida cálida e incondicional propiciando que la mujer y sus hijas/os pueda sentirse en el programa como parte de él. Supone afecto, cuidado, confianza y respeto hacia la idiosincrasia de cada persona;
  • Autonomía: creencia en la capacidad de la mujer de auto-gestionar su propia vida y responsabilizarse de la misma.
  • Escucha activa y empática: necesidad de situarse junto a la mujer desde su propio ángulo y entrando en comunicación con ella para captar lo que nos está expresando, más allá de las palabras. Exige apertura y no emitir juicios de valor.
  • Coherencia y Transparencia: mostrarse siendo quien realmente somos cada uno y actuar de acorde a lo que sentimos y pensamos: ser uno mismo en la relación con el otro.
  • La libertad como eje: luchamos para que cada mujer se realice desde su propia identidad, es decir, ser una misma y tener la voluntad y decisión de conseguirlo.
  • Corresponsabilidad: implicación en la misión desde una actitud que favorece una interrelación basada en la responsabilidad, compromiso y auto-exigencia de cada uno.
  • Interculturalidad: actuación desde el respeto por la diversidad para que ningún grupo o persona esté por encima de otro. Intervenir de acuerdo a esta convicción supone entender la interacción de manera horizontal y sinérgica entre las culturas para así favorecer la convivencia y la integración.
  • Compromiso por la calidad: generación de una cultura de calidad que llegue a todos los servicios y tareas del equipo, propiciando y motivando una gestión hacia la innovación y la mejora continua.

 

Nuestras sedes